lunes, 26 de diciembre de 2016

¿Por qué hay que ponerle nombre a todo?

Quisiera ser yo, ahora...
y en todos los momentos
pensarme en el universo
ser de él
como lo soy de algunas cosas terrenales.
Tomar toda su sapiencia,
concebirme,
juzgarme,
presentirme,
saberme el universo.
Ahora bien, esto implicara una certeza insostenible dentro de mi.
Por ahí un papelito que dice, de esos que Julio también encontraba,
"Al fin, resulta cierta incomodidad indispensable"
cierta incertidumbre existencial, si existo ¿por qué existo?
Ni mas ni menos que la pregunta que se  hizo la humanidad desde su advenimiento o
desde su precipicio perpetuo e interminable.
¿Qué es existir? ¿Estoy verdaderamente existiendo?
quizás no, quizás inventé que sí...pero no
porque cierta incomodidad siempre en indispensable 
o porque implicaría una certeza insostenible.
¿ Y Cuál es la evidencia, de que alguna cosa sea cierta y exacta?
Sospecho que las certezas 
las que palpitan dentro de cada uno
sin el pertinaz escrutinio de lo que esta bien y lo que esta mal
eso es lo cierto, porque si..., porque si y nada mas
porque torcer esa esa certeza
implicaría alinearme con los otros
¿y quienes son los otros?
¿y quien soy yo?
pienso en lo que leìa alguna vez sobre el lenguaje
significante y significado..dualidad
todo es dual
es todo dicotomía
todo puede deslizarse y representar otra cosa
todo es y no es
y vos ahi
tan real como irreal
haciéndote preguntas
que alguien ya se hizo
preguntas que conforman tu esencia
y te devuelven al universo
a tu sustancia
y a tu cualidad 
de sujeto universal y absoluto
fragmentado.

lunes, 2 de mayo de 2016

Boquete de ojos

y le dije que me gustaban los agujeros negros,
y me dijo que los agujeros negros destruían todo
y él escribía "augero",
y yo escribía "agujero",
y yo pensé: -quizás también lo dije-
que me gustan los agujeros negros
no así, los augeros negros,
siempre estamos a una letra de distancia,
quizás por eso siempre que te abrazo, abrazo al viento.

justo ahí donde no puede haber nada y puede haberlo todo,
y justo ayer escuché a un tipo que decía:
-si caes en un agujero negro podes terminar en otro universo-
y escuché a Charly que decía: yo creo que todo es una mentira.

y justo ayer- alguien me dijo: -usted está mejor que yo,
porque usted ve..yo solo veo agujeros negros-,
y justo ayer cuando escuchaba a Charly,
Charly hablaba de unos ojos de videotape,
entonces contesté: los dos estamos bien, los dos tenemos ojos de videotape
que nos permiten interpretarnos,
esos ojos que nos constituyen,
y él me dijo: ahora usted está sonriendo-
y era cierto... yo sonreía.
Y los dos estábamos usando esos ojos que habíamos descubierto.
Entonces supé que era posible
creer en algo y crearlo en el mismo movimiento.

Que pobre amante ese agujero negro,
qué pobre amante, incapaz de meterse en una fuente
para traerte un pescadito rojo.




Los hechos y o personajes son ficticios, cualquier semejanza con la realidad es PURA coincidencia.



jueves, 30 de julio de 2015

Salvador


Fantaseo sobre como  nombrar  a este sol que me disuelve,
este sol que me diluye y me desvincula de todo lo demás,
te miro...no importa que no te tenga en frente,
estoy parpadeando y ahora-como otras veces- no confío en la materialidad de las cosas,
ni en verdades objetivas...esta todo revuelto,
todo junto,
todo separado,
pero esta todo,
una sucesión de sensaciones viscosas.
Como en los sueños,
todo es una gran escena de surrealismo intenso,
como algún cuadro de Dalí ,
como esos temas de Spinetta que disparan un universo,
te expiden a un agujero negro,
donde no hay nada pero puede haberlo todo,
nulo y  absoluto... y vos ahí -moviendo la piernita- con esa adrenalina,
ansiedad,
inquietud,
desazón,
angustia,
contento.. ante la fatalidad del azar,
pienso en lo que dijo Lorca de Dalí:

"No elogio tu imperfecto pincel adolescente ni tu color que ronda el color del tiempo, pero alabo tus ansias de eterno limitado".

Seguro que Lorca te dedica una oda por sus ansias de eterno oprimido,y digo...no es una critica, digo que todos queremos caer en ese agujero y ser emancipados, redimidos, libres.


Estaba escribiendo sobre vos y termine dopándome con un cuadro de Dalí,
que me proyecto a un agujero negro, mientras escuchaba a Spinetta...

¿que onda este agujero?

rescatate Dalí,
y rescatate vos,
cerráme la puerta
y mándame a mi casa,
como ese día
que abrazados
lloramos los dos.



viernes, 15 de mayo de 2015

Paráfrasis

En mi boca todas las palabras
dicción, expresión, lengua,
promesa, pacto.
No quiero decir ninguna
porque solo son vigorosas cuando no las pronuncio
porque cuando  lo hago en el roce con lo externo,
con lo palpable,
lo visible,
superficial
se vuelven desabridas
insustanciales.
Que vanidad enmascarar con palabras las sensaciones,
revestirlas, solaparlas.
Dispar y caprichoso
desnaturalizar la resistencia
el forcejeo del impulso,
el instinto, la intuición.
Me oprimen las palabras
no se parecen a lo que siento
son expresiones accidentadas
de mis designios.
Me agobian y me abruman
me apartan de mis verdades absolutas,
Me alejan de lo que quisiera
tener cerca.


lunes, 8 de diciembre de 2014

Que vanidad imaginar...

Hola mi amor
yo podría vivir en tu abrazo,
todo ese mundo que nos aleja
es el mismo que nos une en el espanto
pero mi amor
yo podría encontrar en tu abrazo un cierto vigor para mi existencia
para permanecer,
ser franca y decirte
que ayer dejé el jugo afuera de la heladera una hora,
que no tendí la cama,
ni te lave los platos de la noche anterior,
que tire al suelo el ventilador tres veces,
y que se me cayo el azúcar en la mesada...el frasco entero...
pero que también te tapé cuando dormías,
que cerré un poquito la persiana para que no entre el agua (aunque quizás no lo suficiente)
que puse voluntad para que las tostadas no se quemaran
y que te presté mucha atención cuando leías el libro, ese que espero terminemos juntos
por estas cosas, las de todos los días
yo podría vivir en tu abrazo
aunque prefiero no hacerlo, aunque prefiera quererte con violenta prescindencia del mañana
quererte y perjudicarte al mismo tiempo
porque esa es mi verdad
no la de los espejismos que se esconden en el interminable e insufrible serpenteo del pensamiento.
Esas cosas de nada, cotidianas,
espiga y cabellera y dos terrones,
el olor de tu cuerpo,
lo que decís de cualquier cosa,
conmigo o contra mía,

todo eso es tan poco
y yo lo quiero de vos.

Todo ese mundo que nos aleja
es el que nos une en el espanto
por eso es que no quiero vivir en tu abrazo, aunque podría hacerlo
prefiero sostenerte la mano con frescura y fortaleza
Asì la tomo y la sostengo,
como si de ello dependiera
muchísimo del mundo.


....y todo eso es tan poco
yo lo quiero de vos porque te quiero.




domingo, 12 de octubre de 2014

un dia en la plaza

Esa mariposa se detenía a mirarme,
como si me pidiera que escriba sobre ella,
agarre el lápiz, el papel, - que creo ella había advertido en mi mochila-,
y revoloteó por encima de mi, precía entusiasta, eufórica,
y luego volvió a pararse- a corta distancia- mirándome,
y yo curioseaba acerca de si  haría eso- eso de buscar atención- con toda la gente...
pero nunca nadie se detuvo a mirarla, menos a escribir algo sobre ella...
Una mariposa, esas mariposas, tienen en sus alas, un montón de dibujos y colores que arbitrariamente alguien o algo puso ahi pero nadie se detiene a preguntárselo, nadie se detiene a mirarla.
No es trivial que las mariposas, esa mariposa, lleve en sus alas tanto misterio y tanta verdad, esa verdad que no se discute, que no nace de ninguna controversia, sino que es simplemente universal.
Algo lo puso ahi, alguien.
Cuando dejo de escribir  vuela a mi alrededor y cuando escribo se para a verme, vigilarme, quizas hasta me juzga, pero no me da la espalda sólo se queda inmóvil esperanado... esperar, permanecer, quedarse, también es en ella una verdad inevitable, porque no hay mas certeza que en el institnto
y esa mariposa, las mariposas, son todo institnto, todo alas, todo colores.

Las mariposas, esa mariposa, no necesita de nadie porque sabe de su finitud, entonces es libre, mas libre que cualquiera, entonces despliega sus alas orgullosa de ser... porque sabe de la belleza de ensancharse y de volverse a la nada.

Quizás quería que hablara de eso...de ese - el fin-, que como ella, es todo libertad; o quizás solo quería que la mirara o solo que  sintiera que el desenlace en si mismo nunca es digno de cohabitar con el miedo, que es mejor ver en la vida y en la muerte-tanto la muerte carnal o esas muertas breves que terminan constituyendote de nuevo- solo una posibilidad, ni buena ni mala, por lo que no se necesita ni mas suerte ni menos mala suerte, como ellas, las mariposas, esa mariposa que reconoce su destino con entereza y hasta con un poquito de intrepidez; y muestra sus colores y es todo alas, y todo libertad.

A veces en ese devenir de nuestra existencia- ese que algunos llaman vida, siendo enrealidad un recorrido tan inatrapable por una palabra que lo defina-, necesitamos esconder nuestras alas repletas de colores porque que nadie las mire nos lastima, pero los que somos todo institno y no tenemos mas estrategia que la de ser nosotros mismos sin la oportunidad de resuguardarnos y de protegernos por mas espanto que causemos en los demás,- los demás... esos que no entienden de la pasión que duerme en la fueza del institno-,  no nos queda otro camino que el de la mariposa, no necesitamos ni menos ni mas suerte sino resignarnos o mejor dicho entregarnos a cargar con nuestros propios colores, a ser todo alas, todo brutal libertad, y a viajar solos esperando posarnos, algun dia, cerca de alguien capaz de sostenernos la mirada, que nos descubra, que nos piense... alguien al quien, hasta tal vez, le den ganas de escribir sobre eso.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Cadáver exquisito.

hay momentos que extraordinariamente se extienden intactos,
constantes,
invariables,
etereos,
sutiles
y sublimes.

Ahí donde se interpreta
la nobleza de lo inmaculado.

Después de eso
la generalidad,
el mundo
desproporcionado
impudico
inexacto.