lunes, 20 de enero de 2014

Alguien.

Del vacío hacia la nada es diferente...
porque el vacío es hueco y triste,
presuntuoso,
y la nada es toda coyuntura,
congruencia,
oportunidad,
es ansiedad,
inquietud,
no es la misma nada que la de los hijos de los nadies,
los dueños de la nada,
es la génesis,
el inicio,
toda una manifestación,
un idioma,
una existencia encerrada en un universo que explota
y derrepente... el mundo,
el hábito,
la destreza
y el intento.

Soy la nada,
pero no soy ausencia
aunque si combustión,
pasión y vehemencia.
Un punto final,
una conclusión,
un desenlace,
impune,
contenido,
inmenso,
e insostenible.


Paréntesis
( ya lo leí antes)

"No te duermas en mis orillas,
sin saber que estas durmiendo a la orilla de un abismo".